¿Cuánto le cuestan nuestros armarios al medio ambiente?

Cuánto pagaste por la ropa que hay en tu armario? Parece sencillo: el precio de cada prenda está en el recibo de compra; pero tras cada vestido, jean, camisa y hasta de una media hay un costo mayor que pasa desapercibido para muchos: el que paga el medio ambiente y, por lo tanto, el futuro del planeta.

Algunas cifras:

Hacer un jean requiere 7.500 litros de agua, lo que saciaría la sed de una persona durante siete años. Además, en todo el proceso (desde producir el algodón hasta transportarlo a la tienda) se emiten 33,4 kilogramos de carbono equivalente.

Si esto solo por un jean, pensemos lo que le cuesta al medio ambiente lo que contiene los armarios de todos nosotros. 

  • Cada año, la industria de la moda usa 93.000 millones de metros cúbicos de agua, lo que sería suficiente para satisfacer necesidades de consumo de cinco millones de personas.
  • Un 20% de las aguas residuales del mundo provienen del teñido y el tratamiento de textiles.
  • El 87% de las fibras que se usan para confeccionar la ropa se incinera o va directo a un vertedero. Y el 60% se desecha antes de que se cumpla un año desde su fabricación.
  •  El rubro de los textiles es responsable del 10% de las emisiones globales de carbono, mucho más que los sectores de transporte marítimo y aéreo juntos. De seguir con este ritmo, las emisiones de gases de efecto invernadero correspondientes al sector de la moda aumentarán más del 50 % para 2030.
  • Se prevé que, si los patrones demográficos y de estilo de vida siguen su curso, el consumo mundial de ropa aumente de los actuales 62 millones de toneladas a 102 millones en 10 años.
  • Cada año se vierten en el mar medio millón de toneladas de microfibra, lo mismo que 50.000 millones de botellas de plástico. ¿El peligro? Las microfibras no se pueden extraer del agua y, además, pueden permear las cadenas alimenticias ya comprobado en el mar argentino.

Moda rápida

Los modos en los que opera actualmente la industria de la vestimenta agravan el problema: el diseño y la producción de ropa se ha acelerado. El lanzamiento de las colecciones ya no se planifica a propósito del cambio de una estación a la otra. La ropa se repone en los inventarios con mucha más frecuencia.

Las tiendas de indumentaria a bajo costo ofrecen nuevos diseños cada semana. Si en el año 2000 se fabricaban 50.000 millones de prendas, casi 20 años después se fabrica el doble. El ritmo vertiginoso de fabricación también acelera los hábitos de consumo: el consumidor promedio de hoy compra un 60% más ropa que en el año 2000. Y no solo adquiere más, también desecha más.

Menos del 1% de la ropa vieja se usa para hacer nuevas prendas. Cada año se pierden unos 500.000 millones de dólares por esa ropa que se usa una o muy pocas veces, que no se dona o recicla y que termina en la basura.

Una industria que debe reinventarse

Está claro que el sector de la moda es clave para el desarrollo de las economías: está valorado en 2,4 billones de dólares, aproximadamente, y da empleo directamente a 75 millones de personas, a lo largo de toda su cadena de valor. Se trata de la tercera industria manufacturera más grande del mundo, después de la automotriz y la tecnológica.

Lo que se pide a quienes están involucrados con el negocio es que sigan creciendo sin estar en las líneas enemigas del medio ambiente; es decir, que se conviertan en aliados de la acción por el clima y que también promuevan mejores condiciones para todos los trabajadores del sector.

Argentina no todo es solo subsidios y marketing vacío!!!

¿Qué puede hacer el consumidor?

Implicar cada vez a más actores que participen en la industria de la indumentaria es urgente, desde los diseñadores, los fabricantes, los críticos hasta, en un lugar prioritario, los consumidores. Sin ellos, los esfuerzos son en vano.

Los fabricantes tienen mucho trabajo por delante, pero los consumidores también. Lo principal es comprar con más conciencia. Es una cuestión de pequeñas acciones:

  •  Preguntar antes de comprar si los fabricantes hicieron la ropa con criterios de fabricación sustentable.
  •  Ser creativos para combinar y reciclar prendas.
  •  Reparar.
  •  Donar siempre es una buena opción.
  •  Comprar solo lo que se necesite. En algunos países, el 40% de la ropa que se compra nunca se usa.
  •  Pensar en la calidad más que en la cantidad. Cada año que una prenda se usa, significa menos contaminación. Mucha ropa barata no sobrevive un ciclo en la lavadora. A la larga ¿se ahorra realmente comprando ropa de mala calidad?
  • Adquirir ropa de segunda mano.
  • Gestionar mejor el lavado (completar la cantidad suficiente de ropa, usar jabones

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario